El tiempo muere

Photo by Anatolii Kiriak on Pexels.com

Cuantas veces he tenido la urgencia que sea viernes, como si ese día trajera consigo un poco de sosiego. Creyendo encontrar entre el fatalismo de ese día un poco de paz. Pero el viernes a pesar de la espera y de que no siempre ha pasado desapercibido, llegaba sin tanto anuncio y pasaba de largo como un día cualquiera.

El tiempo muere a cada respiro. La vida se va gastando tan a prisa que a lo mejor ya no queda un viernes para tanta espera.

Me he perdido de los martes y me he olvidado de enero. Esta espera me ha gastado un poco la memoria, la nostalgia, las fechas importantes, incluso de mis muertos mas queridos. Ya no queda memoria en este olvido.

Otro otoño más…pudo haber sido el último que contemple y me lo he perdido; tal vez junio ya no vuelva y agosto jamás llegue. Pueda que ya no vea otra primavera y, yo…sigo aquí esperando a que sea viernes.