Crisis

Tiempos caóticos, amargos
llenos de miedo y desesperación
oscurecen los días tanto como las noches cubiertas de niebla
cuando no dejan ver las estrellas,
la luna llena.

Madrugadas que no dejan
los párpados cerrar sus puertas
obstruyen el paso del sueño
la batalla entre el descanso y la voz de la preocupación.

La poesía entonces se queda despierta
manifestándose con sus mejores versos
llenándonos de valor fugaz
librándonos de todo mal.

La escritura en otras ocasiones nos ha liberado
en salida de emergencia se ha convertido
único avión que aterriza en las nubes.

Anda poesía, ayúdanos a escapar
déjanos esta noche, libremente gritar
alzar la voz sin miedo
dejar de llorarle al desvelo.

Rompe el cristal que nos guarda el pensamiento de la falsa fragilidad
libra al menos la mente del encierro.