Delirios

Aquella sombra de tu ausencia,

permanece en cada trago.

Ojalá pudieras evitar el ruido que

emite tu respirar, pues me enloquece.

En los días de tormenta no hago

otra cosa más que evocar el pasado.

Por eso habla, que el sonido

de la lluvia me está matando.

Espero tu recuerdo no se vayas

como las gotas que corren por la ventana.

Porque me convertiré en una

cerveza, para que me bebas

cómo te bebes tu tristeza.