Escritores - Poesía & Relato

Oasis

La noche envuelve mi alma
Con su manto oscuro y gélido
La inmensa soledad del desierto
Abate mi corazón intrépido
Continua ruina y desolación
Firmamento aciago sin estrella
El único brillo es el intermitente
Recuerdo de tu sonrisa bella.

Temible y letal mortandad
En mi andar, a diestra y siniestra
A paso lento, pero desesperado
Fugaz desvanece la esperanza nuestra
El frío carcome mis huesos
Veneno de escorpión arde en mis venas
El recuerdo de tu amor se diluye
Al igual que nuestras noches serenas.

Sobre un inmenso mar de arena
Solitario sigo vagando sin rumbo
Buscando castillos de ilusión
Que a golpes al aire derrumbo
Mientras tu infinita ausencia hiere
Las fibras más sensibles de mi alma
A sabiendas que en esta voraz noche
Mi amor por ti jamás hallara la calma.

Mientras el alba irrumpe tenue
No mengua la crueldad del frío
Mientras el taladrante eco de tu voz
Susurra…siempre serás mío
Siempre y nunca, jamás suceden
Sin embargo aún te espero
Mientras agonizo febrilmente
Sin tus besos, poco a poco muero.

En tan solo unas horas el sol
Desata su furia incandescente
La gélida sensación de mi cuerpo
Se torna en un infierno ardiente
Mis labios se secan añorando
El dulce néctar de tu boca
Arde mi cuerpo, arde mi mente
Con la pasión que tu silueta desemboca.

Al fin! Un suave viento fresco
Acaricia levemente mi cabello
Como solías hacerlo con tus dedos
Con ese toque mágico, sutil y bello
Mis ojos perciben, casi agónicos
El distante e improbable reflejo
De un manantial cristalino y puro
Como si fuera de tu alma el espejo.

A rastras he llegado y me abalanzo
A las vivificantes aguas de tu oasis
Sumergido en la transparencia de tu mirada
Mi deshecho corazón logra su catarsis
En tus brazos hallo consuelo
Flotando sobre tu piel rejuvenezco
Tu sonrisa una vez más reafirma
En tí encontré más de lo que merezco.

Horas de amor y regocijo, transcurren
Mientras el tiempo se diluye en la arena
Tú efímera pero significativa presencia
Me hace olvidar mi más honda pena
El ocaso distorsiona el horizonte
El oasis se esfuma en un éter de olvido
La noche cruenta e implacable amenaza
El último recuerdo de nuestro amor vivido.

Suspiro resignado y me dispongo
A seguir deambulando en el desierto
A que tu partida fulminante me aniquile
A perpetuar mi pesadilla aún despierto.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: