Escritores - Poesía & Relato Géneros Jonhglenn Flores Relato

No todo es cuestión de tiempo

Sentí que la vida tenía nombre y apellido y se escondía tras el silencio de una sonrisa que le daba a la vida un eco distinto. Esa noche, me encontraba en unas calles de una ciudad de las que no guardaba memoria de sus veredas, donde no era más que un forastero que iba marcando el recuerdo en cada paso que daba.

A mi costado, estaba ella con las preguntas precisas que, como en ningún otro momento, respondía sin ataduras ni remordimientos, como si al contarle lo vivido, encontrara esa libertad que desde niño buscaba, entonces, sentí que la conversación que tuvimos, y que se dio bajo una confianza construida inexplicablemente en cuestión de segundos, fue la confesión más sincera que había tenido en muchos años.

Toda la noche buscamos la forma de seguir la conversación justo donde la habíamos dejado, como si fuese un pendiente que nos incomodaba en el pecho y la única forma de aliviarlo era hablando a solas entre el murmullo de la gente. Hablar con ella, se volvió un acto de valentía no por su manera de mirarme sino porque sabía que no iba a salir bien librado de ese intento.

Hasta ahora no he logrado explicar como es que sin darnos cuenta y siendo dos extraños, en minutos nos encontramos hablando de la vida como viejos amigos, como si esa noche hubiese sido el reencuentro de un viaje largo donde la vida no trascurría tan de prisa como esa noche. Lo extraño, es que teníamos tanto de que hablar que nos olvidamos del tiempo, hasta que caímos en la cuenta que era momento de despedirnos.

Desde entonces, no hemos vuelto a vernos, no hemos coincidido ni por casualidad ni por decisión en ninguna parte, pero aún así seguimos sin poder explicar como es que nos confiamos la vida en un parpadeo, como es que ese segundo de tiempo fue basto para confiarnos un poco los miedos, y que los cincuenta y nueve segundos que restaban de ese minuto bastaron para entender que en la vida no todo es cuestión de tiempo, que la vida no siempre transcurre a sesenta segundos por minuto y que los recuerdos siempre han logrado calar un poco mas allá de el olvido.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: