Alienado en Clase

Es increíble ver el cambio de una persona en cuestión de minutos, y no me refiero al aspecto físico, mucho menos económico. Quizás lo suyo era controlable, pero no tenia a la persona indicada para obedecer.

Es inevitable no sentir una gran pena e impotencia o dejar de pensar en el amigo con el que caminé muchas veces y dialogué por largas horas. El ya no está. Creo haberlo perdido.

No pensé ver episodios iguales, cuanta impotencia junta, cuánto abuso con su persona, cómo poder ayudar su estado emocional, si no soy el profesional que necesita, tampoco soy la solución para su salud.

Cuánto hubiese querido evitar que lo lastimaran tanto.

No he podido dormir sin dejar de pensar en él. Me he preguntado mil veces cuál fue el episodio o situación que le tocó vivir, que logró desencajarlo, que hizo desviar su cordura, desde pequeño era distinto al resto pero nada fuera de lo común, cada quien tiene un carácter marcado por los genes y otros por valores construidos en casa. En su caso, él, era el incomprendido, el irreverente, a veces, el indisciplinado. ¿A quién no le tocó vivir algún episodio similar en su vida?.

Muchas veces, lo veía recriminar su mala suerte en el amor; así, solía llamar a las relaciones amorosas inconclusas, y de aquellas que habían llegado a su fin. Siempre, acostumbraba a poner mi vida en un paralelo comparativo con la de él. Cosa que nunca me agradó porque en el aspecto profesional no soy ni la sombra de lo que es. Quizás nunca le dije que era yo quien anhela tanto estudio en el, tantos títulos y maestrías logradas en su vida.

Pero la vida es así. El éxito se logra en diferentes aspectos de nuestra vida, ya sea profesional, amorosa o familiar.

Antes que todo estaba mi cordura, estado que cada vez era mas escaso en él, cordura que se le hizo muy difícil mantener en los últimos años. Estaba el bienestar de mi familia y para ello yo tenia que estar a salvaguardo. Por ello, no atine a poner mi integridad ante lo indefendible.

Haz deambulado durante mas de tres días sin saber a donde o con quien ir. Cada vez que logramos encontrarnos cual sea el lugar, me encuentro con la responsabilidad de seguir hablándole al amigo y me apena cada vez más tu estado.

Querido amigo, como le dije la ultima vez, necesitas recuperar tu salud y anhelo y lo deseo con todo el corazón que sea así. Estaré esperando tu regreso, ¡¡¡Querido Amigo!!!.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.