No todo es casualidad

Nuestras vidas siempre tuvieron rumbos diferentes. Considero que de forma equívoca nacimos en tiempos y lugares distintos. Fue una condena con la que he tenido que lidiar todos estos años.

A diario, la veía cruzar la calle, su sonrisa me alegraba la vida en un parpadeo. Esos detalles escapaban de la casualidad. Se alejaban de lo expontaneo. Eran situaciones marcadas por decisiones acertadas.

Podía haberme equivocado de día más no de vida. Al verla reír el alma se desprendia de mi ser e iba tras ella. Se quedaba a habitar en su perfume, se quedaba a velar sus sueños mientras en mi habitación se exhalaba su recuerdo más reciente. No podía estar sin ella.

La observaba desde mi esquina como un maniático pervertido. Sonreia, a veces ella también lo hacía.

Me rehusaba a acosarla, a husmear en sus redes sociales, a indagar sobre su historia. Quería conocerla desde sus miedos y amarla desde sus inseguridades.

Me he sentado un par de veces, y de su boca ha salido la mejor versión de su vida. Cuanto he amado esos momentos. Tantas veces he querido volver junta ella, sentarnos en medio de la nada a hablar de todo. De seguro nos faltará tiempo.

Quedarme un poco más en su vida. Quizá lo que dure la mía. O el tiempo que me quiera de su lado.

No todo es casualidad. Ella nunca lo fue pero es la mejor historia que puedo contar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.