Jaque mate

La historia de nuestras vidas tenía el final menos esperado. Un adiós al que me negaba a aceptar, es más no podía lidiar con la sola idea de poner fin a lo que considerábamos eterno. Las promesas se esfumaron, incluso a la de no rendirse.

Una tarde ella me dijo: De ser necesario te iría a buscar.

Creo que nunca fue necesario, porque jamás lo hizo, a menos no hasta ahora. En algunas noches he vuelto por ella. Un viaje largo ya que, a diferencia de meses atrás, ella no esperaba por mi. En el camino me entretenía viendo mi serie favorita, escribía algunos textos que nunca publicaría.

Me niego a admitir que sigo amándola como siempre y extrañándola como nunca. Me niego a pensar que no he logrado superarla. Me niego a creer que ese jaque mate no fue la victoria de nadie sino el fin del juego.

Es poco probable que volvamos a reescribir esta historia. Por un lado, ella concluyó que nunca la he amado, que mi amor era como el amor de los demás. Por otro lado, sigo sin admitir frente a ella que nunca he podido olvidarla, que he esperado por ella siempre y en ocasiones he ido a buscarla. Y me he tomado un café pero sin ella.

Lima, siempre será gris. Y sin ella jamás saldrá la luna.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.